RADICALES LIBRES Y ENVEJECIMIENTO PREMATURO

Sabemos que los radicales libres son los compuestos que en una concentración elevada en el cuerpo provocan un daño en las células llevando a estas a su muerte y por lo tanto provocarnos un envejecimiento prematuro.

Del 100% de oxigeno que inhalamos para respirar un 5% va a generar lo que se conoce como radicales libres. Lo que significa que nuestro organismo genera estos compuestos de forma natural. En el proceso de metabolización de los nutrientes que ingerimos al comer cada día también se generan radicales libres.

La práctica de ejercicio físico con alta demanda de oxígeno por parte del cuerpo, la contaminación ambiental, el humo del tabaco, las radiaciones solares, una alimentación desequilibrada, consumo excesivo de alcohol, son factores causantes de aumento de radicales libres en el organismo. También en caso de mujeres que usan la píldora como tratamiento anticonceptivo, o en mujeres menopáusicas con tratamiento hormonal suelen presentar mayor concentración de radicales libres.

Las personas que sufren algún tipo de patología tienen niveles elevados de radicales libres como son patologías alérgicas, inflamatorias (agudas o crónicas), hipertensión, alzheimer, diabetes, artrosis, etc.

Un exceso de radicales libres mayor del que nuestro cuerpo es capaz de controlar a través de su propio sistema anti radicales libres, denominado sistema antioxidante, va a generar unos niveles elevados de estos compuestos provocando lo que se denomina estrés oxidativo.

Este estrés oxidativo mantenido en el tiempo es el causante de lo que se conocen como enfermedades degenerativas, dando lugar al llamado envejecimiento prematuro cuando aparece en edades más tempranas a las esperadas.

La manera que tenemos de neutralizar esos radicales libres es con lo que se conoce como antioxidantes. Compuestos que están en diversos alimentos de origen vegetal como las verduras y frutas.

La cuestión es que cuando se presenta un estrés oxidativo (exceso de radicales libres), no va a ser suficiente el consumo de estos alimentos por lo que se hace necesaria la suplementación de estos antioxidantes por via oral en forma de complementos alimenticios. Pero parte de estos antioxidantes que tomamos con los suplementos son eliminados por el sistema digestivo ya que no se consiguen absorber al 100%.

La nutrigenómica ha conseguido que podamos hacer que sea nuestro propio organismo el que fabrique los antioxidantes que necesitamos para neutralizar esos radicales libres, activando su propio sistema antioxidante y así eliminar el estrés oxidativo del cuerpo y por lo tanto mejorar e incluso revertir el proceso de envejecimiento prematuro.

Una manera muy sencilla de neutralizar el estrés oxidativo y por lo tanto reducir los radicales libres que tiene nuestro cuerpo en exceso es bebiendo agua rica en hidrógeno molecular.

Si deseas conocer más sobre esta agua puedes pinchar aquí, en: www.tuaguahidrogenada.es

Juan José Vicente Baños. www.tusaludintegral.es

Cuida tu piel después de tomar el sol

Llega la época del año que a muchos nos gusta, el verano. Lo que quiere decir vacaciones, playa, montaña, viajes,… y eso supone pasar un tiempo importante bajos los rayos del sol, tan saludables para nuestro organismo (síntesis de vitamina D necesaria para la absorción del calcio y fortalecimiento de nuestro sistema inmune, por ejemplo) como realmente peligroso si nos excedemos sin las medidas de protección adecuadas.

Por eso me gustaría que tuvieras a mano algún remedio natural para que en caso de sufrir una exposición inadecuada a los rayos del sol puedas usarlo para aliviar tu piel de esa “quemadura solar” que aunque no sea peligrosa, sí resulta algo molesta. Independientemente también puedes hacer uso incluso si no has sufrido daño alguno en tu piel para tener esta bien hidratada.

  1. Aloe Vera: puedes utilizar el que ya venden puro para darte unas friegas sobre la piel o bien triturar unas hojas (la pulpa) y conservarlo en la nevera para varios días.
  2. El pepino es otra opción interesante que puedes aplicar sobre la piel en la zona afectada triturando un poco de este fruto y colocarlo sobre la piel afectada por ese exceso de sol.
  3. La infusión de manzanilla (una vez enfriada) puedes aplicarla con la ayuda de un algodón para aliviar ese malestar de la piel ya que tiene propiedades calmantes y antiinflamatorias.
  4. El vinagre de manzana puro al 100% también es un buen remedio para aliviar quemaduras solares si lo diluyes al 50% en agua y lo aplicas con ayuda de una compresa durante 15 minutos.

También resulta interesante si vas a estar expuesto/a al sol este verano con frecuencia que tomes algún suplemento rico en determinados antioxidantes específicos para el cuidado, protección y mejor bronceado de la piel (si te interesa saber alguno, dímelo y estaré encantado de proporcionártelo).

 

Los consejos de la OMS referente a las medidas para protegerse del sol, son:

  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas.
  • Tenga en cuenta el índice UV. Este importante dato le ayuda a planificar sus actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol. Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.
  • Aproveche las sombras. Póngase a la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero no olvide que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
  • Use ropas que le protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.
  • Utilice cremas con filtro solar. Aplíquese una crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30. Extiéndala generosamente sobre la piel expuesta y repita la aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.
  • Evite las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. Debe evitarse completamente su uso.
  • Proteja a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV como ya se ha explicado. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.

 

Firmado: Juan José Vicente Baños.

Artrosis. Puntos clave a tener en cuenta

La artrosis es una patología mecánica que corresponde a un envejecimiento natural o provocado de la articulación. Puede afectar a la cadera, manos, rodillas, etc.

La artrosis puede afectar a diversas articulaciones y su diagnóstico es, sobre todo, radiológico.

Con el desgaste, la articulación acaba por agrietarse y deshacerse, lo que desencadena reacciones de congestión e inflamación que derivan a su vez en rigidez e incapacidad funcional.

El dolor en la artrosis se produce a la hora de hacer un ejercicio mecánico y puede verse afectado también por los cambios de presión atmosférica, el frío y la humedad.

Al revés ocurre con el dolor de la artritis que sucede cuando hay falta de movimiento, es decir, en reposo, agravándose por las mañanas y mejorando a lo largo del día.

7 puntos clave a tener en cuenta en la artrosis:

  1. Evitar el sobrepeso
  2. Practicar actividad física de forma regular
  3. Evitar el cargar con grandes pesos
  4. No permanecer inmóvil, y realizar estiramientos diarios
  5. Practicar la hidroterapia visitando balnearios y termas
  6. Drenar el organismo con regularidad bebiendo agua baja en residuo seco y usar plantas como la alcachofa, el romero, rábano negro, bardana, diente de león.
  7. Llevar una alimentación alcalina ya que favorece el drenaje de toxinas

Se han de evitar alimentos que acidifican el organismo ya que hacen que el cuerpo tenga que echar mano de sus reservas alcalinas (minerales) contenidas en huesos, pelo, articulaciones, uñas,…

Por lo tanto debemos de evitar alimentos como los quesos, las harinas refinadas, los refrescos, el azúcar, las carnes rojas y sus derivados (embutidos).

Existen plantas muy útiles como tratamiento de fondo contra la artrosis. Por lo general se combinan las plantas antiinflamatorias como el harpagofito, la cúrcuma o la reina de los prados con plantas remineralizantes como la cola de caballo, la ortiga (se usan sus partes aéreas) o el bambú tabashir.

Entre los complementos alimenticios que previenen la degeneración de los cartílagos están los de glucosamina y los de sulfato de condroitina (constituyentes del cartílago), así como los de SAMe (S-adenosil-L-me¬tionina).

Otros, por su parte, ayudan a disminuir la inflamación como los ácidos grasos omega 3 ó el metilsulfonilmetano (MSM), rico en azufre.

Si somos amantes de los aceites esenciales podemos utilizar en caso de una artrosis que empeora con el frío: romero, trementina y gaulteria. En caso de que sea una artrosis que mejora con el frío usaremos: menta piperita, romero, lavanda y gaulteria.